Pasos naturales para una piel sana e hidratada en verano

Si algo positivo dejó la pandemia fue el compromiso en relación al cuerpo sano. Frente a meses de encierro, el ser humano comenzó a darse cuenta que para disfrutar la vida es necesario pensarse como seres integrales, donde se debe estar al tanto de cómo funciona la mente en relación al cuerpo. Para ello, es fundamental conocerse y entender cuáles son los tratamientos acordes a cada persona en particular para comenzar el camino del bienestar.  

La piel y el cuidado de ella es un tema que comenzó a hacer eco hace unos años atrás, sin embargo, durante el encierro se exacerbaron las rutinas de skin care. El bombardeo de información en redes sociales, nos invita a pensar que el cuidado de la piel debe ser personalizado y se debe descubrir qué tipo de metodología es la correcta para sumar en a la rutina de cada persona individualmente. 

Es habitual que frente al ritmo en el que se vive a diario, se omitan las opciones de hábitos saludables ya sea por falta de tiempo, dinero o constancia. Frente a esto, uno de los cuidados personales que más personas incorporaron durante la pandemia, es la rutina de skin care. Si bien es un momento placentero, donde prima la relajación y la tranquilidad, hay que tener en cuenta que frente a todos los productos que existen hoy en día en el mercado tal vez algunos pocos sean acordes a una persona determinada. Esto quiere decir que lo que use alguien no sea lo mejor para el tipo de piel de otra persona.  

Para saber qué productos son los indicados para cada piel y rostro, siempre es recomendable que se acuda a un dermatólogo y que ellos mismos armen una rutina de skin care para cada paciente en particular según sus particularidades. Sin embargo, se puede decir que hay ciertos parámetros generales que hay que tener en cuenta, sobre todo en verano, para cuidar la piel. 

  1. Nunca hay que olvidarse del protector solar. El factor de protección solar SPF protege la piel de los efectos perjudiciales de los rayos del sol y ayuda a prevenir la formación de manchas y arrugas. 
  2. Los labios son una de las zonas del rostro más propensas a quemarse. Lo ideal es protegerlos y suavizarlos con un bálsamo con factor de protección. 
  3. Las aguas termales siempre suman para descongestionar las rojeces propias de la piel. Se puede guardar en la heladera para que cuando sea aplicado se pueda experimentar una sensación de increíble frescura cuando aumenta la temperatura. 
  4. Médicos afirman que comer frutas y verduras es el primer paso para que la piel luzca sana. Los frutos rojos, el kiwi, la naranja y las frutillas tienen altos niveles de Vitamina C mientras que la palta es rica en Vitamina E.  
  5. El exceso de calor y de humedad pueden dar lugar a la aparición de imperfecciones en rostro, espalda, pecho y hombros. Una buena limpieza y tonificación de la piel día y noche es esencial para eliminar el exceso de grasa, los restos de maquillaje y prevenir así su aparición. Se puede optar por utiliza una esponja específica para limpiar las zonas del cuerpo más propensas a su aparición. Por otro lado, uilizar prendas de algodón o de lino es una buena opción para que la piel respire. 
  6. La piel del contorno de los ojos es una de las zonas más delicadas del rostro y es propensa a la aparición de finas líneas de expresión. La exposición solar acelera este proceso y por eso, cubrirse con un sombrero o proteger los ojos con unas buenas gafas de sol es esencial para proteger la zona.  
  7. La piel del pecho y el escote es más fina y más seca que la piel del rostro, lo que significa que es también más vulnerable al sol. La aparición de manchas, la flacidez y las arrugas se pueden evitar utilizando cremas solares con el SFP adecuado. 
  8. Hidratar la piel luego de la exposición al sol es fundamental. Las cremas que contienen Aloe Vera en su composición son ideales para refrescar, revitalizar e hidratar la piel. 
  9. El cloro de las piletas o bien el agua salada de mar diluye la capa de grasa que posee la superficie de la piel, derivando en una pérdida mayor de hidratación. Por eso, después de un día de sol en la pileta o en el mar, tomar una ducha inmediata es ideal para evitar la tirantez y la sequedad de la piel. 

Antes de pensar en una rutina de skin care se deberían tener en cuenta estos simples pasos previos. Los productos siempre ayudan pero lo fundamental es cuidar la piel con pequeños pasos que generan grandes cambios en el día a día. 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Start typing and press Enter to search