Modo verano: Jonathan Di Giunta y los cuidados de la piel

Anticipándonos al verano, porque el bienestar y el cuidado de la piel importan, y mucho, es clave tener en cuenta ciertos aspectos, que a la hora de exponerse al sol frente a las altas temperaturas estivales, marcarán la diferencia para adaptar las rutinas de cuidado de la piel a las necesidades individuales, como así también tener en cuenta mitos y verdades sobre los protectores solares y prácticas sostenibles que promueven una belleza consciente, más allá de un bronceado “perfecto”. Es por eso que este mes, PlushMag charló con Jonathan Di Giunta, cosmiatra experto en estas cuestiones para brindarnos una mirada abarcativa a un tema que debe estar en agenda: el cuidado de la piel.

En el universo del cuidado de la piel, la sabiduría del cosmiatra y comunicador Jonathan Di Giunta, cobra vida. Con una presencia más que importante en las redes sociales, Jonathan no solo es reconocido por su experiencia en el cuidado de la piel, sino también por su habilidad y empatía para comunicar de manera clara y accesible, convirtiéndolo en un referente en la salud cutánea entre las nuevas generaciones. 

Forma parte de “Jota Skin Beauty Center”, junto con la Dra. Julieta Picos, y es parte del squad de firmas reconocidas como La Roche-Posay y Vichy. Jonathan Di Giunta sabe a la perfección cuáles son los aspectos esenciales del cuidado de la piel, que si bien es el órgano más grande del cuerpo humano, muchas veces no se lo tiene tan presente como se debería.  

Desde los riesgos de una exposición prolongada al sol hasta la selección del protector solar ideal y las rutinas de cuidado adaptadas a cada tipo de piel, PlushMag exploró junto a Jonathan un panorama completo de consejos prácticos. Este enfoque no solo busca resaltar la importancia de la salud de la piel, sino también su armonía con prácticas sostenibles en el propio cuerpo.  

Que este verano sea un momento para cultivar una relación saludable con la piel (ver más) y con el entorno que nos rodea.

Muchos hablan de cuidarse del sol pero muy pocos saben con exactitud cómo puede perjudicar nuestra piel. Frente a las próximas altas temperaturas, muchas personas disfrutan del sol en la playa o la pileta. ¿Cuáles son los principales riesgos para la piel en estas situaciones y cómo se pueden mitigar?  

Sí, efectivamente, mucha gente habla sobre los cuidados del sol, pero a menudo no comprende los daños que este puede causar, daños que a veces son irreversibles. El principal riesgo de una exposición prolongada al sol son las quemaduras solares, las cuales no solo son dolorosas, sino que también pueden generar ampollas y hacer que la piel tarde mucho en recuperarse. Además de las quemaduras, pueden surgir diversas complicaciones. Es por eso que siempre enfatizamos la importancia del cuidado solar. 

Después de una quemadura solar o una exposición prolongada, es común que aparezcan hiperpigmentaciones o manchas solares. Tratar estas manchas puede ser complicado, ya que, aunque se puedan eliminar en su mayoría, la piel tiene memoria y a veces las manchas pueden regresar. Por eso es fundamental tener precaución, utilizar protector solar y evitar quemaduras para minimizar la posibilidad de desarrollar estas manchas. 

Otro riesgo bien conocido es el cáncer de piel. Es importante tener en cuenta que la exposición directa al sol sin protección y las quemaduras pueden dañar el ADN de la piel, lo que aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cutáneas, como el cáncer. Además, algunas personas son alérgicas al sol y experimentan reacciones cutáneas. 

El protector solar es el esencial de todos en la cartera, la valija o el bolso ¿Podes contarnos los mitos y verdades sobre él?   

Sí, el protector solar es esencial y se debe llevar siempre encima, ya sea en la cartera, bolso, riñonera o mochila. Existen algunos mitos sobre los protectores solares, como la creencia de que siempre deben ser grasosos, pero esto es falso. Actualmente, hay protectores solares ultraligeros y fluidos que proporcionan un efecto agradable en la piel. Además, se ha generado más conciencia sobre los ingredientes de los protectores solares, y muchas marcas han eliminado derivados de petróleo y otros componentes riesgosos de sus fórmulas, lo que los hace seguros y beneficiosos para la piel. 

Otro mito común es pensar que se aplica una vez y ya se está protegido. Esto no es cierto. Es crucial aplicar el protector solar como parte de la rutina diaria, antes de exponerse al sol a penas arrancamos el día. Posteriormente, se debe renovar cada dos horas. El efecto de la protección solar se disipa con el tiempo, por lo que es necesario volver a aplicarlo para mantener la piel protegida. No hacerlo implica perder la eficacia del protector solar y dejar la piel desprotegida, lo que puede tener consecuencias negativas para la salud cutánea.  

Hoy en día, las redes sociales están llenas de consejos de belleza, pero no siempre estos consejos son correctos o no son ideales para todos los diferentes tipos de piel. ¿Cuál es la información más crucial que los seguidores deben conocer sobre la protección solar y el cuidado de la piel en verano?   

Hoy en día, las redes están saturadas de información, y en mi opinión, hay un exceso de datos que a veces pueden ser incorrectos. La sobreexposición a esta información puede llevar a errores en el cuidado de la piel, especialmente en lo que respecta al uso del protector solar. En este sentido, lo más importante a tener en cuenta es que el protector solar debe ser, como mínimo, de factor 50, especialmente durante esta época del año. Mi recomendación siempre es optar por un factor 50 o superior, y elegir un protector solar que sea apropiado para el tipo de piel de cada persona. 

Si la piel tiende a ser oleosa, es recomendable utilizar un protector con efecto seco. En caso de tener una piel hiperpigmentada, se aconseja optar por un protector solar que tenga propiedades antimanchas o una protección más alta. Actualmente, todos los protectores solares contienen protección UVA y UVB, lo cual es clave. Los rayos UVA son los que más dañan y envejecen la piel, mientras que los UVB ya no son predominantes en esta época del verano. 

Para cuidar la piel en verano, es esencial utilizar un protector solar adecuado para el tipo de piel, renovarlo cada dos horas y aplicarlo antes de exponerse al sol de manera prolongada, como es en el caso de la playa. Por ejemplo, es recomendable aplicarlo al menos 40 minutos antes de la exposición, permitiendo que el protector solar haga efecto en la piel antes de la misma. Este paso previo es fundamental para garantizar una protección efectiva. 

Justamente las redes sociales son uno de los medios de comunicación más importantes tanto para jóvenes como para adultos. Como profesional de la salud que sos con muchísimos seguidores. ¿Cuáles son los errores más comunes que ves en tu consultorio o entre tus seguidores que cometen en relación al cuidado de su piel y cómo se pueden evitar?  

En mi práctica diaria con pacientes, al conocerlos por primera vez, y al enfocarme en comprender sus rutinas y cuidados, a menudo observo que muchos de ellos se basan en recomendaciones de publicidades en redes sociales como Instagram o Tik Tok, o bien sugerencias de amigos. Es por ello que es común que utilicen productos que no son apropiados para su tipo de piel. Por ejemplo, personas con piel sensible a veces usan productos diseñados para pieles oleosas y propensas al acné, lo que puede resultar en irritación cutánea. 

Hoy en día, especialmente en plataformas como TikTok, se popularizan rutinas de cuidado facial que incluyen ingredientes caseros como limón y azúcar o mascarillas con aloe vera. Estas prácticas pueden dañar la barrera natural de la piel y tener un efecto contrario al deseado. Por esta razón, siempre enfatizo la importancia de informarse adecuadamente antes de probar cualquier cosa en la piel. Es esencial consultar con un profesional de la piel antes de seguir cualquier rutina o utilizar productos, para evitar posibles daños y garantizar que las decisiones de cuidado sean respaldadas por profesionales. 

En un país como Argentina, donde las estaciones pueden variar considerablemente, ¿cómo debe ajustarse la rutina de cuidado de la piel de una persona a lo largo del año, especialmente en la transición entre las estaciones más frías a más cálidas?  

En nuestro país, experimentamos variaciones climáticas significativas, donde un día puede alcanzar los 35 grados, al día siguiente descender a 18, y necesitamos volver a abrigarnos. Por lo tanto, una de las consideraciones más importantes en cuanto a la rutina de cuidado de la piel es la capacidad de adaptarla a las necesidades cambiantes en cada momento. 

En invierno, es común que la piel se reseque, mientras que en verano puede volverse más propensa a la oleosidad. La clave es buscar un equilibrio para que la piel esté equilibrada. Les explico a mis pacientes que aquellos con piel propensa a la oleosidad no deben luchar contra ella, sino más bien utilizarla a su favor. Es esencial adaptar una rutina adecuada para este tipo de piel, manteniéndola hidratada sin excederse. 

Por otro lado, las personas con piel seca, especialmente durante el invierno, deben centrarse en la hidratación. Es importante utilizar productos que proporcionen humectación, como mascarillas, para aportar vitaminas y mantener la piel bien hidratada. 

En resumen, es fundamental comprender las necesidades específicas de nuestra piel, algo que generalmente se determina junto con un profesional. Adaptar la rutina de cuidado de la piel a cada estación del año garantiza un enfoque más efectivo y personalizado para mantener la salud de la piel. 

Sabemos que la elección del protector solar no es tarea sencilla, ¿podrías compartir algunos consejos prácticos para elegir el adecuado según el tipo de piel y las actividades al aire libre?  

Encontrar el protector solar ideal no es una tarea sencilla, pero tampoco es imposible. Es crucial prestar atención a ciertos puntos al elegir uno, especialmente teniendo en cuenta el tipo de piel. Por ejemplo, para las pieles oleosas, se recomienda buscar protectores solares con efecto seco, ya que ayudan a equilibrar el exceso de oleosidad en la piel. Estos protectores suelen tener una textura tipo crema, que funciona bien en la primera aplicación. Sin embargo, al renovarlo durante el día cada dos horas, es posible que empiece a sentirse más pesado, lo que podría provocar que la piel se vuelva más grasa y desencadenar problemas como brotes de granos o comedones. Por lo tanto, es importante evitar protectores solares que puedan resultar demasiado grasos para la piel oleosa. 

En el caso de pieles más deshidratadas, existen protectores solares que contienen factores de hidratación, a menudo con ingredientes como el ácido hialurónico. Estos protectores suelen tener una textura más cremosa y pesada para proporcionar la hidratación necesaria. 

Para pieles mixtas, los protectores solares que son efectos secos o fluidos suelen funcionar bien. También hay protectores específicos diseñados para pieles fotoenvejecidas, identificables por la presencia de la palabra ‘age’ en su descripción. Estos protectores ofrecen protección adicional y pueden contener ingredientes que contribuyen a la hidratación de la piel envejecida. 

En verano se habla de la importancia de la hidratación a lo largo de todo el día y más si se realiza actividad física. ¿Cómo influye la hidratación en la salud de la piel? ¿Tenes alguna recomendación específica para mantenerla adecuadamente hidratada durante el calor?  

La hidratación es fundamental durante todo el año, ya que tiene un impacto directo en nuestra piel. Mantenerse constantemente hidratado, bebiendo agua a lo largo del día, contribuye significativamente al funcionamiento saludable de nuestro organismo, lo cual se refleja directamente en la salud de nuestra piel. En la temporada de verano, este enfoque en la hidratación se vuelve aún más crucial, especialmente durante actividades al aire libre o ejercicio físico. 

Es recomendable llevar consigo una botella de agua y asegurarse de consumir al menos uno o dos litros durante estas actividades, ya que la deshidratación puede provocar golpes de calor, disminución de la presión y otros problemas de salud. La influencia directa de la hidratación en la salud de la piel es evidente al observar una piel más luminosa, hidratada y saludable. 

Es importante destacar que la hidratación es complementaria a una buena rutina de cuidado de la piel, adaptada al tipo específico de piel de cada persona.  

Hoy en día las rutinas de skin care están al alcance de todos, no solo por la variedad de productos que el mercado ofrece, sino también porque se empezó a tener más conciencia sobre la piel. ¿Existen ingredientes o productos específicos que recomiendes para incluir en la rutina de cuidado de la piel durante el verano, teniendo en cuenta la exposición al sol y las altas temperaturas?  

Hoy en día, lo más positivo de todo este tema es que existen rutinas de cuidado para todos los tipos de pieles, para todos los bolsillos y todas las edades. Creo que una de las cosas más importantes a tener en cuenta al elegir una rutina es entender, como mencioné anteriormente, qué tipo de piel tenemos. Con esta información, sabremos en qué aspectos debemos enfocarnos. 

Si tenemos una piel deshidratada, es recomendable buscar productos que contengan ácido hialurónico. Para pieles hiperpigmentadas, productos con vitamina C son una opción válida, al igual que la niacinamida, que también es efectiva para pieles con marcas de acné o manchas causadas por granitos. En el caso de una piel propensa al acné, es crucial buscar productos apropiados para regular el exceso de sebo. Aunque en esta época no se pueden usar ácidos, sin embargo, hay productos diseñados para mantener la piel equilibrada sin recurrir a ellos. 

Para finalizar, sabemos que muchas personas buscan broncearse en verano y lucir una piel más dorada. ¿Cuáles son tus recomendaciones para lograr esta tonalidad de manera segura, sin comprometer la salud cutánea a largo plazo?  

Efectivamente, el tema del bronceado es siempre motivo de debate. Desde mi perspectiva, no recomiendo estar extremadamente bronceado, ya que la exposición excesiva al sol puede tener consecuencias negativas para la salud de la piel. En cambio, sugiero utilizar el protector solar de manera adecuada, renovándolo cada dos horas y eligiendo un factor de protección solar (FPS) 50 que sea apropiado para mi tipo de piel. Además, es esencial tener una exposición solar adecuada, evitando los horarios pico entre las 12 y las 16 horas, que son los momentos en que se desaconseja estar expuestos al sol directo. 

Siguiendo estas pautas, se puede lograr un bronceado más seguro. Sin embargo, siempre destaco que la forma más segura de obtener un tono bronceado es mediante el uso de cremas autobronceantes. Estos productos han avanzado significativamente y ofrecen resultados excelentes. Son una opción saludable, ya que la crema se va desvaneciendo con el tiempo y los baños, sin comprometer la salud de la piel. 

Recuerden que la exposición directa al sol durante solo 15 minutos es suficiente para la síntesis de vitamina D, y el resto del tiempo de exposición podría aumentar el riesgo de quemaduras y otros problemas cutáneos. En resumen, siempre recomiendo explorar las opciones de autobronceadores disponibles en el mercado, que ofrecen una variedad de resultados hermosos sin comprometer la salud de la piel. 

1 Comment

  • Cómo hidratar correctamente tu piel: la guía perfecta
    6 meses ago Reply

    […] El verano está a la vuelta de la esquina y mantener la piel hidratada es un pilar fundamental. Según expertos en dermatología y cosmetología, la hidratación cutánea no solo es esencial para prevenir enfermedades como la dermatitis atópica o el acné, sino también para combatir los efectos negativos de agentes externos como la contaminación y el clima (ver más).  […]

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Start typing and press Enter to search